Alvaros, Ninjas y gente con problemas

Prólogo
Y asi comienza una historia...

Una historia en un mundo extraño de fantasía que parecería como una historia cualquiera, cinco aventureros vagando por el bosque, sin razón aparente más que el destino, se encuentran en camino a una ciudad. Nidicdalle, una industriosa urbe amurallada, punto clave de encuentro para el comercio entre el Reino de California y el Reino de Ascobals, y siempre atenta a los embates de las tribus de Orcos en las Montañas Neblinosas y fanáticos Zeldareanos. Al llegar al portón de la cuidad, un guardia les llama por la mirilla, preguntándoles si son aventureros les invita a pasar y dice tener una propuesta para ellos.

Los lleva camino a un bar, situado a pocas cuadras de la entrada de la cuidad, a un lado de un templo de Pelor. Mientras caminan los cinco amigos notan que en verdad era una mujer, una enana, pero que actuaba y hablaba como un hombre. Al llegar, toman una mesa alejada de la conmoción usual del lugar y se presenta como Donkin Dikes la/el Señora/Señor de la Guerra; proponiendoles una aventura para encontrar un artefacto escondido en alguna parte de la Torre de la Duquesa Palafalíca. Mientras tanto, el ruido y la conmoción en el bar va creciendo, al enano Lefou se le cae su cerveza en cima de Miorto y C.O.N.A.N. El Alvaro, y al ponerse agresivo con ellos, comienza la trifulca en el bar.

El rijoso del bar, el popular Gastón, se une a la pelea al igual que el resto de sus compinches. Unos minutos después se escucha la gran campana del templo sonar y poco después caer; mientras pelean, irrumpen en el lugar un grupo de orcos destruyendo las puertas y ventanas. Los cinco personajes se rehúsan a unirse a Gastón y Lefou en la pelea y los derriban primero; luego pelean contra la horda. Una sangrienta pelea se desarrolla, uno tras uno los orcos cayeron pero al final, eran demasiados. Increíblemente, y estando dos de ellos al borde de la muerte, logran vencer a los orcos y recuperarse.

Al asomarse por la ventana pueden ver a los orcos levantando los cuerpos inertes de otros aventureros y llevándoselos en sus hombros y carretillas. El grupo, drenado de todas sus energías busca una estrategia. Donkin Dikes les dice que un amigo de ella puede ayudar, ya que es un buen explorador y muy sigiloso, y podría espiar a los orcos mientras se retiran. Se ponen de acuerdo y con todo el sigilo que pueden, se dirigen a la casa de su amigo Drizzled.

En el camino encuentran a una patrulla pequeña a la que guían hasta una emboscada e interrogan a uno de ellos para saber quien y donde se encuentra su líder. El orco les confiesa que su líder se encuentra en la torre de guardia en el lado este de la ciudad y luego lo matan. Luego de esto, llegan a la casa de Drizzled y encuentran un pequeño grupo de orcos que sorprenden y destruyen. Al encontrar a Drizzled, se les une y deciden dirigirse a buscar al líder de la invasión.

Frase de la semana: Nipple fucking dick licker

Continuará…

View
Los Orcos
Y los arrastraban por el bosque...

Y cuando todo parecia decidido, prefieren quedarse donde estan y esperar hasta el día siguiente mientras Drizzled va a a explorar. El les comenta que seguira a los orcos para encontrar su guarida y se reportará con ellos el día siguiente. Aprovechando la noche para recuperarse salen temprano por la mañana a explorar la cuidad. Fagathos decide investigar por el mercado de la cuidad mientras que los demás siguen hacia el area central donde las paredes que rodean los principales edificios de gobierno tienen su guardia en pie. Al llegar con los guardias, Miorto, el inadaptado social, comienza a actuar sospechosamente y esto les llama la atención, ellos deciden interrogarlos y Miorto les enseña la cabeza de Gastón advirtiéndoles que ellos son parte de la trifulca de la noche anterior. Naturalmente, el resto de sus compañeros se desmarcan de esta estupidez mientras una decena de soldados aparece con arcos listos apuntándoles. Pero solamente Don Quijote logró escaparse y fue a buscar a Fagathos.

Los soldados demandan saber la verdad y los llevan de vuelta a casa de Drizzled donde Donkin Dikes se encuentra aún y ella se encarga de aclararlo todo, o casi todo. Los soldados parecen sorprendidos de que Donkin Dikes siga viva y le hacen preguntas inquisitorias al respecto de por que no estaba en su puesto y como sobrevivió. Mientras tanto, en el otro lado de la cuidad, Fagathos esta buscando hombres hermosos que seducir y cuestionar de sus experiencias… de anoche, con los orcos claro. Fagathos descubre que la cuidad ha estado preparada para resistir embates de orcos y zeldarianos antes y que jamás había visto que las defensas de la cuidad fuesen vencidas con tal rapidez. Extrañándose, decidió regresar a casa de Drizzled para comunicarles lo que descubrió y se topa con Don Quijote y este le dice de lo ocurrido.

Al llegar, percibe que están un grupo de soldados vigilando la puerta y que sus compañeros están aún ahí. Utilizando las fumarolas ninjas de Don Quijote, llaman la atención de sus compañeros y estos logran escabullirse de la cuidad dejando a Donkin distrayéndolos. Al encontrarse, deciden ir a buscar a los orcos ellos mismos y están seguros de que la guardia de la cuidad tuvo algo que ver en la invasión. Llegando al bosque en dirección a las Montañas Neblinosas se encuentran con Drizzled que venía muy preocupado y les dice de la locación de los orcos y sigue su camino hacia la cuidad para advertirle a Donkin y la guardia.

En camino a la fortaleza, notan que efectivamente hubo movimiento y hay trampas tendidas, algunas patrullas de orcos monitorean los caminos así que deciden ser un poco mas inventivos. Comienzan a dejar alarmas mágicas en el camino que les indiquen los movimientos de las patrullas y a emboscar, toman de sus conocimientos religiosos y naturales la inspiración para traer terror y confusión en las filas de sus enemigos. Impalan, degollan y le quitan la piel a animales y orcos y los combinan en monstruosidades verdaderamente incomprensibles que, en llamas, corren hacia los portones de la fortaleza. Acto seguido, en las otras entradas, realizando similares actos de terrorismo, los orcos estaban a la defensiva y distraídos.

Llegan al bosque grupos de orcos buscando a los responsables y rápidamente los putos emboscan a uno de estos grupos y antes de terminarlos aparece Drizzled de entre las ramas y les ayuda a terminar. El les comenta que la cuidad esta ya protegida por la guardia y que no había encontrado a Donkin Dikes por ninguna parte hasta que sigilosamente pudo encontrarla en la prisión. El se dio cuenta que algo andaba mal así que inmediatamente regresó a buscarlos. El equipo decide que ahora que los orcos están distraídos y no esperando que vengan refuerzos de la cuidad es el mejor momento para invadir su fortaleza y encontrar a los prisioneros. Drizzled encuentra una entrada en cima de la colina que lleva a unos alquimistas y guardias que despachan rápidamente. Sigilosamente siguen su camino entre las formaciones naturales y artificiales hasta que encuentran una área cerrada, fortificada, pero que parece dirigir a donde se encuentran cautivos los prisioneros.

Se preparan para entrar e intentar deshacerse de ellos lo más rápido posible … Continuara

Y con ustedes la frase de la semana: Eternal faggot cocks

View
La Guarida

Con un estruendo Don Quijote y C.O.N.A.N vuelan la puerta en pedazos y cargan a la batalla, descubren un gran numero de orcos y tratan de cortarles el escape. Mientras Drizzled y Masio Sare empapan el campo de batalla de dificultades, los cuatro peleadores descuartizan los orcos. En un par de ocasiones un orco casi lograba escapar, pero era detenido y abusado. Al final de la pelea encontraron llaves para la reja de los calabozos y pudieron notar un observatorio a través de una abertura delgada en la pared.

Atravesando la reja, y bajando por una larga escalera, un par de guardias incautos fueron emboscados entre el clamor de los prisioneros que notaron un rayo de esperanza. Los 6 aventureros debatieron por unos minutos mientras los prisioneros demandaban saber mas y que los dejaran en libertad. Sabiendo que sería un caos dejarlos salir, ya que estaban desesperados y desarmados; cualquier intento de escape desorganizado podría acabar matándolos a todos. Con un poco de debate, intimidación y convencimiento lograron calmar a las masas y organizarse un poco.

Les preguntaron que había pasado y les dijeron que una figura elemental y un nomo que nadie reconoció se habían llevado a alguien que estaban buscando específicamente. Lo que habían podido notar de la conversación es que se refirieron a un barón de Nidickdalle y que este joven aventurero secuestrado era un noble. Conectando los puntos con su conocimiento histórico, Masio Sare logró deducir que se trataba del hijo del Baron Epopeyo Espinobarro de Nidickdalle; miembro activo del concilio de la cuidad y candidato a regente. Algunos aventureros estaban heridos y otros dispuestos a pelear pero desarmados. Aquellos que podían cargar armas regresaron a despojar a los orcos de su equipo de guerra mientras los mágicamente inclinados exploraron el resto de las catacumbas en busca del circulo de teletransportación.

Avanzando por el pasillo se puede notar un cambio en la construcción, el piso los techos y paredes todos cubiertos de fino mármol. Una construcción notablemente vieja y no de origen orco. Más adelante al llegar a un portal, sigilosamente observaron que había un cuarto grande con dos puertas inferiores, dos balcones sobre de ellas y un circulo inactivo de teletransportación en el centro; supervisando todo, dos arqueros de cada lado sobre los balcones y un par de figuras encapotadas platicando casualmente cerca del circulo.

Sigilosamente se colocaron Fagathos y Miorto, atravesando el portal y listos para sorprender mientras la artillería detrás soltó su primer salva. Miorto subió al balcón y con sus técnicas ancestrales tumbó a ambos arqueros de ahí, inmediatamente después Don Quijote llego a repartir sacramentos. Mientras los demás se aproximaban para dar pelea, una de las figuras encapuchadas se transfiguró en una araña gigante que despidió miles de aguijones en todas direcciones y tomó una posición más ventajosa. La otra figura encapuchada, con con sus ropas destruidas por la artillería, avanzó rápidamente hacia el portal de donde habían llegado, viendo que aún esperaban enemigos ahí, tomó su espada y con un brillante destello de luz lanzó a toda la artillería volando y cayendo en sus espaldas.

La pelea se prolongó mientras el espadachín de cristal y la araña se las arreglaban para atravesar el campo de batalla y atacar, pero finalmente al ver que no podrían vencerlos a todos, escaparon teletransportandose y convirtiéndose en miles de insectos, respectivamente. Al final, el circulo de teletransportación estaba a salvo y visible. Los estudiosos de la magia arcana tomaron notas extensivas y luego decidieron no seguir explorando, siendo la prioridad salvar a los prisioneros. De regreso en el cuarto anterior a las catacumbas, donde había pasillos que no exploraron, encuentran una posible salida subacuática y el otro pasillo que lleva a las barracas de los orcos. Con la ayuda de Drizzled, los aventureros atraviesan el pasaje inundado y salen lejos de peligro, en la cara opuesta de la montaña. Sin embargo, los aventureros heridos no logran sobrevivir. Utilizando las calaveras vigías que Masio Sare habia colocado, pudieron ver que el camino hacia el pueblo es seguro y se dirigieron de vuelta a nidickdalle.

Al llegar, muchos de los prisioneros se apresuraron a entrar con sus familiares y amigos pero cinco de ellos permanecieron junto al equipo. En la confusión la guardia de la cuidad se disperso un poco y comenzó a cuestionar a los aventureros. Al reconocer que ellos eran quienes se habían “escapado” la noche anterior sin que el capitán Miramel Hollos los haya cuestionado por haber sobrevivido la invasión de los orcos, el jefe de la guardia demandó que dejen sus armas y los sigan bajo arresto hasta la jefatura de la guardia. Furiosos los rescatistas y rescatados se negaron e intimidado el jefe mandó llamar al capitán para que los entrevistara en los limites de la cuidad personalmente.

Al cabo de unos minutos, Miorto decidió que era un buen momento para jugar con sigo mismo. Así que comenzó a tocarse a través de sus ropajes mientras gemía ruidosamente. No pudiendo hacer nada al respecto, los guardias no pudieron pensar en otra cosa lo que fue una oportunidad para el equipo ya que se pusieron de acuerdo con algunos de los sobrevivientes. Les dieron un mensaje para el Barón Epopeyo que si quiere saber lo que le ocurrió a su hijo deberá enviar un representante a la colina de los Susurros Satánicos. Llegó el susodicho capitán y con gran pompo los felicito por su trabajo al rescatar a los sobrevivientes, Miorto recuperó la compostura ya satisfecho, les propuso que lo siguieran dentro para interrogarlos más extensamente en la guardia.

Naturalmente, sabiendo que Donkin Dikes sigue en prisión, esto no les lleno mucho de confianza. Masio Sare demandó hablar directamente con el Baron y esto pareció molestar bastante al capitán Miramel. Insistiendo que no irían a ninguna parte sin hablar con el primero, el equipo se dispuso a avanzar cuando Miramel ordenó a sus soldados a capturarlos y abrir fuego. Debido a la confusión con los sobrevivientes y los aventureros, fue imposible detener la huida. Los seis salieron ilesos entre una lluvia de flechas y se refugiaron en las profundidades del bosque en espera de alguna noticia en la colina de los susurros satanicos.

Y con ustedes, la frase de la semana: “Yo me masturbo en frente de los guardias!”

View
La Conspiración
¿¡Qué Dices?!

Y corrieron entre la confusión una lluvia de flechas hacia el bosque confiando en que los aventureros que habían salvado le llevarían el mensaje al barón Epopeyo Espinobarro. Llego la noche y en la colina de los susurros satánicos esperaron. Se aproximó un carruaje pequeño y de el bajaron un par de nobles representando al barón. Después de una discusión corta todos acordaron que había que presentarse personalmente con el barón y para hacerlo habría que encontrar una manera de evadir la guardia y acorrdaron ir a buscar un círculo de teletransportacion permanente en un shrine cercano. En medio de las sombras, arribaron a la plaza de las artes arte arcanas y abordaron un carruaje que les esperaba que los llevo ala mansión del barón.

Descendieron del carruaje para ser recibidos personalmente por Epopeyo quien los invitó a pasar a su sala para discutir que había ocurido con su hijo. El barón con pena les confiesa que su hijo no ha estado muy cerca de el últimamente ya que ha preferido una vida de aventurero en vez de la política y cultivar su nobleza. El había recibido noticias requerido su hijo estaría llegando pronto pero creyó que se había retrasado como le es costumbre. Cuando ocurrió la invasión se preocupó por que pudo haber sido capturado. Le contaron al barón de quienes eran los sospechosos de secuestrar a su hijo, el espadachín y el nomo; el no los reconoce por su descripción pero lo investigará. Además de esto, le presentan las runas de la fortaleza de los orcos y su plan de averiguar a donde llevó el portal por el cual lo llevaron. En medio de la discusión se esucha un lejano estruendo y al asomarse por la ventana observan que la reja principal esta derribada y que un grupo de maleantes se aproximaban. El barón no tuvo timpo de reaccionar antes de que una bola de fuego atravesara su ventana y se impactara en la pared su sala.

C.O.N.A.N., Miorto, Don Quijote y Fagathos saltaron por la ventana para combatir mientras que Drizzled y Masio se postraron en la ventana para castigarlos desde lejos. Un hehizero confiado se colocó frente a ellos y lanzó una tempestad gélida que congeló las piernas de los putos. Sin embargo no contaba con que C.O.N.A.N. rompiera sus ataduras de hielo y corriera a apastarle sus piernas con un mazo gigante que lo tumbó al suelo a merced del resto del grupo. El resto de la multitud lanzó ladrillos y flechas pero nada pudieron hacer contra los putos. Al terminar la pelea llevaron a uno de los arqueros sobrevivientes y lo interrogaron con gran crueldad y perversión como solo los putos saben. Con Gloria Trevi habiendo consumido un alma más, les dijo que el hechizero los había contratado y este,ya muerto, fue conjurado del averno por Masio Sare para que responda a sus preguntas. A todo esto, el barón no pareció importarle, pues estaba dispuesto a la tortura con tal de conseguir información. El hechizero, Pedro Pusilanime, les dió toda la información que tenía, que no era mucho. Un elfo de cristal lo había contratado en un lugar llamado el Unicornio Feliz en la cuidad de Cockfosters y que no tenía idea de quien era.

El barón no se alteró mucho por el tratamiento que le daban a los criminales, se preocupó más por su propia seguridad ahora que la cuidad donde ha vivido toda su vida no es segura. Propuso que festejaran por esta corta victoria y salieran por la mañana con él a la capital. Al despertar, como se esperaba, la guardia de la cuidad había cercado la propiedad para mantenerla “a salvo”, claro que no tenían idea de que los putos estaban adentro y habían defendido al barón. Después de que este salió y les dio la cara para mostrar que estaba bien, regreso a la mansión para guiar a los putos a través de un pasadizo que los sacó de la propiedad y, con tanto sigilo como pudieron, llegaron a la plaza del circulo de teletransportación y el barón se fue con sus guardias más cercanos a la capital para investigar al respecto de lo sucedido. Entre tanto, el hechicero del barón que había estudiado con detenimiento las notas que habían tomado del circulo de teletransportación por el que raptaron a Lord Ponds Espinobarro Buenrostro, hijo del barón, se dijo confiado en poder interpretar las runas si pudieran estudiar el lugar original donde se marcaron.

Mientras el barón investigaba en la cuidad capital, los aventureros se decidieron en regresar a la guarida de los orcos utilizando las runas que ya conocían. Fueron a un lugar mas privado y abrieron un portal, notaron inmediatamente que, del otro lado del portal, había un grupo de orcos discutiendo sobe lo que había pasado la noche anterior y al ver el portal abrirse frente a ellos saltaron hacia atrás y se prepararon para pelear contra algún posible enemigo. En una idea rápida, Masio Sare y Fagathos entraron al portal encapuchados y fingiendo ser los “jefes” mientras los seguía Miorto “desarmado” como un prisionero. Al llegar, con gran destreza para la decepción, Masio Sare hablándoles en su propio idioma, los convenció de estar a cargo y ser parte de la “conspiración”. Demandó saber que estaba pasando y les contaron que alguien se había llevado a todos los prisioneros que restaban haciendo un ataque quirúrgico. Masio les ordenó que los llevaran a las celdas y todos los orcos les siguieron dejando el cuarto del circulo de teletransportación solo y, como habían acordado, dos minutos más tarde se abrió un segundo portal dejando entrar al resto de los aventureros con el mago del barón. Inmediatamente, el mago de confianza del barón se puso a investigar las runas y comparar con las notas que se habían tomado. Mientras tanto, en el área de celdas los orcos le contaban a Masio que alguien había roto los candados y dejado escapar a los prisioneros. En un destello de originalidad y decepción, Masio se enfadó y responsabilizó a la guardia de la cuidad diciéndoles que ¡los habían traicionado! Todos los orcos en unisono comenzaron a gritar y alborotarse, aprovechándose de esto y dirigiendo su rabia hacia un objetivo que les parecía merecerlo, Masio les ordenó atacar a la ciudad a lo que los orcos respondieron con gritos de batalla. Los orcos salieron corriendo hacia las barracas a prepararse para la batalla y los dejaron solos.

Entre tanto, el resto de los putos investigaban el resto de la cámara del circulo de teletransportación. Un par de curiosas puertas a cada lado, que emanaban un sentimiento de vacío. Bajo inspección más detallada, observaron que las puertas eran en vez portales a otro mundo, uno de ellos un mundo azul y abierto con tierra y cristales volando y objetos cayendo hacia el cielo. La otra hacia un mundo bañado en luz, cegadora, la gravedad parecía normal pero el suelo resplandecía con un color radioactivo, otras tierras rojas flotaban en el cielo. Cuando se reunieron Masio, Miorto y Fagathos con los demás, decidieron utilizar una de la s calaveras videntes de Masio, no pudo observar nada más que si misma cayendo hacia el cielo, este plano era muy lejano. Pensaron en tratar de destruir los portales ya que no tenían tiempo para investigar pero la construcción era demasiado resistente, además que podrían regresar luego a investigar cuando tengan mas tiempo. Decidieron regresar a la capital y verse con el barón donde habían acordado, el Inn Fiernito.

Inmediatamente se dirigieron a el inn y le preguntaron al barman con una reluciente moneda de oro si había visto a alguien de la descripción del elemental de cristal azul que los había atacado y que sabían había raptado al Lord; el barman después de pensarlo detenidamente les dijo que el nunca había estado en su establecimiento pero que una vez vio a alguien así caminando por las calles acompañado de el líder del gremio arcano.

Agradecidos por su ayuda, siguieron su camino para reunirse con el barón en el segundo piso. Llegaron entonces y le platicaron de lo ocurrido, sin mencionar su incentivo de batalla con los orcos. El barón se mostró complacido y dijo que utilizaria su influencia para investigar o hablar con el poder del gremio arcano. Luego de esto, los putos salieron hacia el Unicornio Feliz en busca del contratista del ataque contra el barón.

Se aproximaron al Unicornio Feliz, observando un grupo de malvivientes que esperaban en la salida, Miorto quiso demostrar su superioridad quitándole en cigarro a uno de ellos y viendo su reacción. El malandrín lo atacó en la nuca mientras se retiraba, fallando, cuatro veces. Con una cara estupefacta, salió corriendo y el resto de sus compinches lo siguieron.

Entraron sin tratar de llamar mucho la atención, el lugar estaba concurrido, gente de clase media alta, jugando cartas, bebiendo, haciendo negocios. Miorto se dirigió al bar y le preguntó por alguien que estuviera buscando contratar, pero para un trabajo que valiera la pena, ya que no quería perder su tiempo. Le dijo el barman que esperara un momento que creía tener a alguien a quien le podría interesar. Notan pues que el barman se dirige a una mesa con un gnomo y este se levanta de la mesa, ajusta su chaleco, y camina hacia la barra. Miorto va directo al grano y le dice que estuvieron presentes en la “pobre” actuación de Pedro Pusilanime y que habían terminado el trabajo. Charly el gnomo no se inmutó ni hizo referencia a lo ocurrido pero le dijo que lo espere un momento.

El resto de los putos observaba con atención y mantenían su distancia, cuando el gnomo comenzó a subir las escaleras, Fagathos se lanzó con increíble sigilo pi la ventana y subió al segundo piso desde el cual con sus ojos y orejas de elfo logró escuchar algo de lo que decía. “Este enano que me encontré abajo sabe demasiado, creo que sería conveniente hacerle unas preguntas, lo traeré.” Por la ventana logró ver cuando salia de su reclamara y observar a un humano desconocido y un genasi de cristal azul. Al ver esto, corrió de vuelta al bar y no tuvo tiempo mas que de ver lo que ocurría…

Bajó a medias la escalera, aún detrás de la seguridad de los escoltas al pie del pasaje, y observó a Miorto por unos segundos. De pronto Miorto, con una mirada perdida, comenzó a caminar hacia las escaleras. Fagathos, sabiendo que algo ocurría, le llegó por la espalda y le detuvo metiéndole el pie, dándole tiempo a Don Quijote para que conjure su marihuana mágica para liberarle del control mental. El gnomo hizo una mueca y dio una mirada seria mientras Miorto recuperaba la compostura…

Continuará

Y con ustedes, la frase de la semana: “me meo en el portal.”

View
Ese gnomo infeliz

Confundido, el gnomo Charly, miró cerca de Miorto y encontró a Don Quijote haciéndole una seña poco amigable, amenazándolo de muerte. Entonces se retiró subiendo las escaleras por donde había bajado y no volvió a bajar. Mientras tanto, los putos, confundidos, discutían en privado que hacer. Don Quijote, harto de tanta discusión, salió del establecimiento buscando una manera para llegar al segundo piso. En su búsqueda, encontró una sombra posada en el techo y en su paranoia decidió atacarle antes de que pudiera hacerlo él. Sin embargo, la fumarola de su marihuana mágia se las llevó el viento y al ver que no pudo alcanzar la sombra, regresó al bar, ésta no lo siguió.

Durante todo este tiempo Miorto seguía confundido, como si alguien le hubiera cortado la energía y tubiera que recrear sus últimos minutos. De pronto, exclamo, “tengo una idea!” a sus compañeros. Él comenzaría una riña en el bar haciendo que un aristócrata golpee a una damicela e intentaría crear caos confundiendo a la gente de quién había sido el agresor. Mientras tanto, Masio Sare, desde un edificio aledaño, utilizaría su artillería para atacar el segundo piso desde lejos; C.O.N.A.N. y Don Quijote saldrían por la ventana y saltarían al segundo piso.

Entonces utilizando su sigilo y técnicas ancestrales, Miorto comenzó la riña al hacer que un noble rompiera su copa de vino en la frente de su querida conquista. y, gritando que alguien diferente había hecho eso, se colocó frente a quien culpó y con su proeza atlética simuló ser lanzado hacia una mesa, tirando todas las bebidas en los comenzales. Los guardias en la escalera abandonaron sus puestos para intentar detener la pelea que comenzaba.

Ya comenzada la trifulca, Masio Sare comenzó a lanzar sus rayos y centellas a través de la ventana del segundo piso, dándole la señal a los demás para avanzar. Don Quijote saltó hasta el segundo piso con gran facilidad y, encendiéndose en llamas, atacó la primera sombra que vio, siendo un joven sirviente; de mala gana pero rápidamente, le apagó el fuego y colocó un vendaje rudimentario. C.O.N.A.N. en cambio se aferro a la cornisa y subió lentamente. Entre tanto escándalo, una puerta en el pasillo se abre y de ella emerge el “elfo de cristal” cargando hacia Don Quijote. Detrás de la puerta se observa una mujer desconocida y el gnomo, ese maldito gnomo.

La pelea se extiende extrañamente, mientras intentan destruir al gnomo su compañera continua ayudándolo, mientras que el espadachín también lo protege. En un instante, el espadachín, rodeado de los putos desaparece y en vez aparece Yuridia (su compañera), desorientada observa como su “amigo” toma su espada y lanza una avalancha que la lanza, junto con los putos, varios metros atrás. Rodeada y desamparada, Yuridia callo al suelo después de una golpiza. El elfo de cristal y el gnomo se preparaban para escapar, Charly se volvió invisible mientras el señor cristal se teletransporto varias veces y saltó por una ventana. Desafortunadamente para él, otros más rápidos lograron alcanzarle y dejarlo inconsciente. A ambos los dejaron sin armas o equipo, y con las manos y pies rotos.

De vuelta al Inn Fiernito, los putos trajeron un par de regalitos al Barón Espinobarro. Muy complacido de su propia investigación, decidió que un poco de tortura podría mejorar la información que recopiló. in progress.

Y con ustedes, la frase de la semana: Your mother sucks dwarf cock!
View
La Mansión

Van por el caño, matan al gnomo, the end.

View
Los Putos y el Papa

Encuentran una carta en la destrucción de la mansión y 5 diamantes astrales.
Van con el barón Espinobarro, la carta esta en clave, no se entiende, les dice que el remitente esta en nidickdalle.

Dos noticias llegan por courier:
- Se ha electo un nuevo papa
- La cuidad fue destruida por orcos

Los putos van a la cuidad para investigar el remitente, se encuentran al papa viniendo a la cuidad y los ataca sin provocación. Hace muchos AOEs y no se muere, lo parten en dos y aun no se muere, sigue lanzando bukis pero al final los putos notan que esta lanzando dos hechizos al mismo tiempo. Uno de ellos un circulo protector al rededor de el mismo y el otro un AOE satanico, el AOE topa con su propio circulo de protección y lo rostiza un poco. Los putos deducen que son dos personalidades chocando, una de ellas tratando de evitar que los mate. Los putos se retiran con el carroaje lleno de ropas finas y dos caballos, mientras que Fagathos va a advertirle al barón. El barón, consternado, decide salir de la ciudad y le da a Fagathos una libretita mágica que copia lo que escribe en otra identica que trae el barón (y vice versa). No le dice a Fagathos a donde irá.

(no redactado, me dio hueva)

Los putos salen del camino, hacia las montañas, y ponderan su proxima acción.

View
El Obispado

Los Putos, aventureros, salen hacia el obispado apresuradamente, y son interceptados por una banda de Gnolls salvajes! Ellos les atacan y una pelea larga y tortuosa ocurre, ya que los Putos estaban ya agotados con su pelea con el papa. Al final, después de que Don Quijote quedara inconciente un par de veces, los Putos lograron triunfar…

El dia siguiente, llegaron entonces al obispado, fingiendo ser padres en peregrinación entraron por las fortificaciones y buscaron los origenes del Papa. Encontraron a Salvador el mejor amigo del Papa en el clero, y ahora encargado de su antigua parroquia. El les dijo a los Putos que se habia comportado muy extraño en los ultimos días, y que había acudido a unas reuniones con un grupo de padres mas reservados y .. nocturnos, del otro lado de la ciudadela.

Al llegar, como les había dicho, estaba cerrado el templo. Solo parecen abrir al anochecer, por lo tanto decidieron buscar alguna manera de entrar, por Detroit. Y lo hicieron, abriendo el candado, haciendo ruidos afuera y ocultando sus verdaderas intenciones. Miorto y Fagathos entraron sigilosamente y mataron a unos humanos que parecían inconcientes.. dominados. Luego dejaron al resto de los Putos entrar y encontraron un pasaje a un sotano que contenía 4 sarcófagos.

Sin pensarlo dos veces, lanzaron una antorcha en llamas al interior de una de ellas y comenzaron a destruirlas. Se escucharon gritos de dolor y desesperanza en la cripta mientras sus habitantes vampíricos sufrían su muerte verdadera. Al final, uno de los vampiros fue puesto en libertad.. con la condición de revelar toda la información que necesitaban. Les confesó que el Papa había destruido a su creador y que había estado ahi buscando información sobre transformación vampírica y un obscuro y antiguo ritual para controlar a los vampiros que se crean. Los putos deducen que debe querer utilizarlo para controlar al Barón, el vampiro también les explica que si el Papa Nicolao esta en verdad poseído y nisiquiera el mismo puede pelearlo, quizás utilizando el Cáliz de la Amargura podrían restaurarlo.

Regresaron entonces con el amigo en su iglesia y le comentaron lo sucedido. Entre las discusiones surgió la idea de obtener el Cáliz engañando a los guardianes de la bóveda de que el cáliz es requerido en Nidickdalle para completar la purificación de los Orcos. Utilizando los sellos y documentación que robaron del Papa en el camino, lograron falsificar el sello y dar el mensaje para que se lleve el Cáliz en una caravana a Nidickdalle… Y los Putos lo estarán esperando con ansias…

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.